Capítulo 8: Mis Experiencias en la Fibrosis Quística. Episodio 11: Un Poco de lo Que Viví en mi País de Nacimiento

Las condiciones en México siendo un “paciente” con FQ, son realmente aterradoras (es mi experiencia de 30 años). Tomando en cuenta la carencia de medicamentos, el desconocimiento del padecimiento, además de que se cuenta con pocos especialistas reales, así como el desinterés del gobierno. Yo, estoy agradecido con mi especialista de 30 años que tuve viviendo allá, pues su ayuda también ha sido oportuna para que yo, al día de hoy siga con vida.

A veces, gente de países desarrollados me preguntan: ¿Qué cómo es posible que siga en la situación física en la que estoy? Y pienso que se debe a muchos factores.

Un factor muy importante y del cual he aprendido mucho y que, además, me gusta compartir, es la parte deportiva en la FQ. Sobran palabras, y valen más los hechos. Soy un chico que lleva 13 años colonizado por la Pseudomona, y no tuve por años el acceso a los medicamentos esenciales para erradicar o, cuando menos, controlar a la Pseudomona. Sin embargo, atribuyo que, gracias al ejercicio constante, logré sostener una situación pulmonar mucho mejor, tomando en cuenta todos los años que estuve sin la medicación adecuada para mi cuadro sintomático. Ojo: ningún medicamento se sustituye por el ejercicio físico.

El deporte en la FQ es una base realmente importante, ayuda a relajarnos, a despejar más los pulmones, ejercitarlos, entrenar las respiraciones, ser competitivo (psicológicamente) y modificar nuestro cuerpo.

 

Según recuerdo:

11 años de jugar futbol soccer

19 años de bicicleta

9 años de ejercicios de peso

1 año de atletismo

Reflexiones-sobre-la-espiritualidad-Anarquismo-Acracia-672x358

Si estás en condiciones de hacer algún deporte o ejercicio, te lo recomiendo ampliamente, optimizarás a tu organismo, optimizarás tu vida, te sentirás mejor, tu familia estará más tranquila y tus sueños estarán más cerca de ser conquistados.

Agradecido por lo poco o mucho que me brindo el país donde nací, porque quiera o no, al final, todas las carencias que tuve allá, ayudaron a forjar mi carácter, aprender a ser más intenso, duro y contundente con muchos hechos que no olvido pero que, me fortalecieron en mi actualidad.

Diego E. Salinas

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s