Romper el Miedo

Hay etapas difíciles de vivir y superar. La Fibrosis Quística, a veces, parece no conceder una tregua. Parece avanzar a pasos agigantados, como si de una guerra se tratara todo esto. Cuando esto ocurre, a veces el temor es tan grande que paraliza. Yo siempre he creído y sentido (aun teniendo mis bajas emocionales) que, cuando podemos sentir mucho temor, tenemos también la capacidad de crear o hacer salir nuestra valentía, nuestra mejor versión de nosotros mismos. A veces conocer el temor, nos hace ser más valientes.

IMG_5091

Enfrentar el dolor, seguir adelante, es parte de un camino espinoso, pero también es una maravillosa oportunidad de agradecer por los tiempos buenos.

¿En qué consiste caer en rachas malas tan negativas? No lo sé con precisión, pero me hago cargo, me hago consciente y, decido cambiar el “chip”, veo lo que está mal en mí y, hago todo lo posible por levantar el ánimo (el ánimo influye mucho en la salud).

¿Quejarme? Claro, lo he hecho y muchas veces, pero solamente me sirvió de algo, de desahogo. Cuando me extendí en quejas solamente perdí tiempo, energía y dejé de ser yo mismo.

Diego E. Salinas