Un Paso al Escenario

Uno de mis mayores miedos durante mi infancia, adolescencia y parte de mi edad adulta, era el hecho de hablar en público. No toleraba siquiera, la idea de tener que hablar frente a más de 5 personas, pero era parte de la preparación escolar, la cual te “obliga” a hacerlo.

Y bueno, nada, la vida es así, misteriosa en muchos contextos y, a veces, no creemos vivir lo que estamos viviendo.

Me gusta enfrentar a mis miedos. Algunas veces me cuesta más que otras, pero termino enfrentando y encarando.

Con el tiempo fui encontrando el lado bueno de tener Fibrosis Quística, el transformar las malas “circunstancias”, en situaciones de crecimiento (resiliencia).

Algo bueno que encontré, fue la oportunidad de viajar patrocinado, tener la chance de conocer a personas de otras partes y ver el cómo se vive la FQ en otros puntos geográficos. Hablar en un escenario y expresar mi filosofía de vida a través de las palabras, de las imágenes y de los vídeos. Difícil de haberlo imaginado hace 6 años (en el año 2010).

La Fibrosis Quística fue destruyendo mis sueños, pero cuando comprendí que la perfección de la vida es precisamente, ser imperfecta, fue cuando aprendí que, debía resurgir, construir una nueva vida, un nuevo yo, crear nuevos sueños y objetivos. Desde ahí, todo mi entorno se transformó, todo mejoró.

Nunca dejes de reinventarte, porque el cambio es algo constante y, aquellos que no cambian, difícilmente trascienden.

cropped-dsc072091.jpg

Diego E. Salinas